Qué es y qué no es el estilo vintage. Entrevista a Silvia Moyano

Por Susana Lladó

 

La ropa vintage está de moda. Sin embargo, solo hace falta darse una vuelta por la calle o por la Red para darse cuenta de que bajo esta etiqueta cabe –o se embute– casi de todo: estilos retro, ‘old-fashion’, ropa y complementos diseñados este mismo año con aires vintage, looks que parecen sacados (y saqueados) directamente del baúl de nuestras abuelas…

 

¿Cualquier prenda antigua es vintage? ¿Cómo deberíamos adaptar la ropa vintage a las tendencias de ahora para no solo conseguir outfits actuales que no nos hagan parecer demodés sino para darles ese punto de personalidad propia que todas buscamos?

 

Silvia Moyano entrevista_vintage2

 

El error más corriente es no saber cómo compensar la combinación de ropa vintage con ropa de temporada.


 

Para aclarar conceptos y obtener algunos consejos útiles, hablamos con una veterana de la moda vintage, Silvia Moyano. Propietaria de la tienda de Barcelona El Maniquí Vintage (EMV), Silvia lleva más de 15 años vistiendo a mujeres de todas las edades mezclando con estilo la ropa de temporada de su otra tienda, El Maniquí, con prendas y accesorios vintage. Después de dos décadas viajando por el mundo para encontrar piezas únicas de grandes diseñadores –y también debido a su formación como diseñadora de moda- sus conocimientos a la hora de apreciar, distinguir y combinar el vintage la convierten en una verdadera experta que ejerce en su día a día, en la tienda, de personal shopper con sus clientas.

 

Pregunta. ¿Qué es una prenda de ropa o un accesorio vintage?

 

Para cierto segmento de la población es importante diferenciarse e inventar su propia moda. La ropa vintage les permite vestirse con prendas únicas, de diversos tipos y épocas, y de mucha calidad, que pueden ensamblar perfectamente con básicos y con ropa más actual sintiendo que llevan un look único.


 

Silvia Moyano. En general, “vintage” es un término que se utiliza para aquellos objetos y accesorios que, como los buenos vinos, se han revalorizado con el paso del tiempo, pero que todavía no pueden catalogarse como antigüedades. También se emplea para denominar aquello que por su singularidad, historia, significado o influencia se ha convertido en un objeto de culto o en un icono para coleccionistas y, en especial, para referirnos a la moda y el diseño posterior a 1900.

En mi opinión, se podría considerar vintage toda aquella prenda que simboliza un gran momento en la historia de la moda por su diseño, tratamiento del color o volumen: por ejemplo, el traje New Look de Dior de los años 50 o un vestido de John Galliano del 2000. Se trata de prendas de antes de mediados de los 90 que vale la pena conservar porque representan un hito en la evolución de la moda.

 

¿Entonces, qué no es vintage?

 

S.M. Lo que es simplemente ropa de segunda mano: prendas que ya tienen unos años, incluso muchos, pero sin ninguna trascendencia o impacto en la moda.

 

¿Por qué crees que actualmente estamos viviendo este auge de lo vintage?

 

S.M. El vintage surgió en los años 60-70, sobre todo en Inglaterra, como tendencia de moda. Actualmente, fundamentalmente desde el año 2000, se ha revalorizado por diferentes razones. En la época de globalización que estamos viviendo, las grandes firmas comerciales copian a los diseñadores más famosos y, al final, todo el mundo acaba vistiendo más o menos igual. Para cierto segmento de la población es importante diferenciarse e inventar su propia moda, y la ropa vintage les permite vestirse con prendas únicas, de diversos tipos y épocas, y de mucha calidad, que pueden ensamblar perfectamente con básicos y con ropa más actual sintiendo que llevan un look único.
Por otro lado, la moda es una búsqueda activa de nuevas tendencias y en este momento “recuperar el pasado” es tendencia.

 

¿La crisis económica actual también ha influido en este auge?

 

La moda es una búsqueda activa de nuevas tendencias y, en este momento,"recuperar el pasado" es tendencia.


 

Las tendencias son el reflejo de la calle. La crisis ha hecho de la necesidad una tendencia.


S.M. Sí, desde luego: frenamos el consumo y rescatamos de nuestro armario o del de nuestras madres y abuelas todo tipo de prendas de otras épocas. Además, desde que empezó la crisis es más fácil encontrar mercadillos y tiendas vintage con precios razonables y mezclar la ropa convirtiendo esta forma de vestir en una tendencia, porque las tendencias son el reflejo de la calle.
Cuando vivíamos en la abundancia y gastábamos sin control, comprar en mercadillos de segunda mano o vintage habría sido algo mal visto (salvo por muy pocas personas que ya vestían y coleccionaban vintage). La crisis ha hecho de la necesidad una tendencia.


 

¿Hay una serie de “preceptos” a tener en cuenta para vestirse vintage sin parecer que salimos de una postal o fotografía de décadas anteriores?

 

S.M. Las amantes del vintage cada día aprenden más a vestirse sin parecer que salen del ropero de su abuela. Es importantísimo saber acoplar con gracia, buen gusto y equilibrio esas prendas vintage un tanto originales a nuestros básicos y prendas actuales.

 

Ponnos algún ejemplo.

 

S.M. Una americana de los años 40 entallada queda perfecta con un tejano desgastado y un pañuelo al cuello de Hermès o de Loewe. Si hablamos de un vestido estampado de flores de los años 70, lo mejor será combinarlo, por ejemplo, con una mini chaqueta tejana o de piel, un shopping bag y unos zapatos actuales.

 

¿Cuáles son los errores más comunes cuando se intenta integrar piezas vintage al vestuario?

 

S.M. El error más corriente es no saber cómo compensar la combinación de ropa vintage con ropa de temporada. ¡Es importantísimo comenzar acoplando sólo una pieza vintage a un look determinado! y poco a poco atreverse a integrar algo más.

 

Tú tienes dos tiendas de moda, una de ropa actual, de temporada, y otra exclusivamente de moda vintage. ¿ Qué ofreces con esta doble oferta a tus clientas?

 

S.M. Principalmente, la posibilidad de aprender a acoplar al vestuario de cada día lo vintage. Esto se refleja en los escaparates de El Maniquí: juego con un “lenguaje” muy rico al utilizar los dos tipos de prendas. A la gente le llama la atención y les invita a querer saber más sobre el tema. Mis clientas han aprendido a conseguir un estilo propio combinando la moda actual con la vintage. Con ellas trabajo como personal shopper (a mí me gusta más la expresión “asesora de estilo”): les doy los conocimientos sobre estilismo que necesitan para adquirir seguridad y para que después ellas mismas puedan crear sus propios looks.

 

¿Es necesariamente caro vestirse vintage?

 

Es importantísimo saber acoplar con gracia, buen gusto y equilibrio esas prendas vintage un tanto originales a nuestros básicos y prendas actuales.


 

Con mis clientas hago un trabajo de personal shopper y han aprendido a conseguir un estilo propio combinando la moda actual con la vintage.


S.M. El valor de una prenda vintage está en función de su edad, diseño, estado, calidad e impacto en una década determinada. En esto último intervienen diversos factores, como que un icono del cine o de la historia haya lucido uno de estos diseños ( le da un valor añadido). Ejemplos clásicos son el vestido negro de Audrey Hepburn en ‘Desayuno con diamantes’ o los vestidos años 60 de Oleg Cassini que vestía Jackie Kennedy. Pero dejando de lado estas prendas de colección, creo que puede resultar más económico vestirse con prendas vintage sencillamente porque una buena pieza de años atrás siempre tiene una calidad superior en tejido y confección, y si tenemos esa intuición y olfato que nos caracteriza a las amantes del vintage, siempre encontraremos tesoros a buen precio como los que puedes encontrar en EMV.

 

¿De dónde viene tu pasión por la moda vintage?

 

S.M. Desde muy pequeña miraba con asombro y gusto los objetos personales de mi abuelo que mi padre guardaba con muchísimo cariño. Mi abuelo había nacido en 1887 y todos esos objetos eran muy vintage. Posteriormente, cuando conocí La Petite Robe Noire, la boutique parisina del genio del vintage Didier Ludot, decidí que quería complementar la oferta de mi tienda (El Maniquí) con el vintage, y así empecé a alimentar mi idea de negocio. Las bases estaban sentadas por mi formación en Diseño e Historia de la Indumentaria.

 

En tu tienda se pueden encontrar prendas de los años 40 hasta los 90. ¿Dónde y cómo compras la ropa y los accesorios vintage?

 

S.M. Es una pregunta que me hacen con frecuencia en la tienda (ríe) y siempre contesto que es “el secreto mejor guardado”, pero hoy voy a contestar: es un trabajo muy meticuloso y complicado porque no disponemos de un proveedor que nos envíe cada temporada las prendas necesarias. Hay que viajar, buscar, identificar y seleccionar cada pieza de manera individual.

 

¿Siempre tendrá su sitio en la moda lo vintage?

 

S.M. El Vintage siempre tendrá su sitio en la moda porque siempre habrá historia en el vestido.

 

5 Comentarios

  • natalia

    04.02.2015 at 16:16 Responder

    sencillamente genial!!!

  • joana belmonte

    04.02.2015 at 17:51 Responder

    Genial entrevista. Muchas felicidades >Silvia

  • M.Francisca

    04.02.2015 at 23:25 Responder

    Eres un crack ,me ha gustado mucho la entrevista.

  • Silvia Baixauli

    04.02.2015 at 21:43 Responder

    Muy bien explicado, Felicidades por tu visión de moda Vintage y por la entrevista

    • El Maniquí Vintage

      04.02.2015 at 16:47 Responder

      ¡Gracias Silvia!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.