Cómo cuidar la ropa vintage: consejos y recomendaciones

Para que una prenda mantenga su frescura con el paso de los años han tenido que darse una serie de procesos que, en la mayoría de casos, responden al azar.

Vestidos de noche que han permanecido a buen recaudo, zapatos que jamás han abandonado la caja en la que se compraron, joyas que nunca han estado expuestas al óxido… Factores que han requerido la máxima atención por parte de sus propietarias.

Cuidar la ropa vintage 04

Las clientas habituales de El Maniquí Vintage sabéis que Silvia selecciona cuidadosamente cada una de las prendas que llegan a la tienda. Pero, ¿qué ocurre una vez las prendas abandonan nuestra protección?

Hoy os vamos a proporcionar una serie de consejos para que vuestras prendas y accesorios vintage duren muchos años y, quien sabe, en un futuro se revaloricen como las joyas que son.

Consejos sencillos para cuidar la ropa vintage

Cuidado con las perchas. Aunque son de muchísima utilidad, al colgarlas de los hombros, la gravedad hace de las suyas y, poco a poco, deforma las prendas. Son cambios sutiles, pero importantes cuando hablamos de vintage.

Cuidar la ropa vintage 01

Ocurre lo mismo con los tejidos elásticos, la gravedad les afecta más, por eso os recomendamos que dobléis estas prendas y las guardéis en estantes.

Si no piensas usarlas, mantén las prendas alejadas de la luz directa. Esta contiene luz ultravioleta en pequeñas cantidades, las justas para que, con el tiempo, la ropa pierda color o el tejido resulte dañado.

Cuidar la ropa vintage 02

Vigila los insectos, pues su sola presencia puede poner en peligro todo tu armario. Hablamos de peces plateados, polillas y los minúsculos escarabajos que generan algunas alfombras. A la mínima aparición, desinfecta muebles y ropa.

El vintage se lleva mal con las bolsas de plástico y ciertos contenedores de este mismo material. Los cambios de temperatura contraen o expanden las prendas, con la consiguiente pérdida de ventilación.

Cuidar la ropa vintage 03

La ropa hay que lavarla tras su uso. Quizá pienses que si la prenda no muestra manchas evidentes, puede ahorrarse los rigores del lavado. Es un error, ya que existen muchas manchas invisibles que aparecen con el paso del tiempo, la mayoría debidas a la transpiración. Hay que evitar que las manchas se asienten en las fibras.

Aquellas prendas especialmente frágiles como, por ejemplo, vestidos vintage con décadas de historia, requieren muchísima atención. No pueden emplearse en el día a día, así que, piénsatelo bien antes de usarlos en un evento. En caso de hacerlo, pon todo el cuidado del mundo y mantente alejada de peligros tan habituales como las manchas de comida y bebida. Revisa también donde tomas asiento y, si es necesario, limpia la superficie o cúbrela con un cojín o pañuelo.

Quizá parezcan muy estrictos, pero todos estos consejos para cuidar la ropa vintage son útiles. Trata de aplicarlos poco a poco y, una vez convertidos en rutina, multiplicarás la vida de tus prendas.


Imágenes del artículo por El Maniquí Vintage, Alp Allen Altiner, Adrienne LeonardLeighann Renee y Prudence Earl.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.